Blog del Prof. José A. Robert

FOBU: el miedo a romper con la pareja

Cuando una relación aporta más sufrimiento que bienestar o simplemente, el amor se ha apagado, lo más lógico es poner fin y pasar página. Ahora bien, no siempre es fácil terminar. Existen personas que experimentan verdadero temor con solo pensarlo. Sufren lo que se denomina FOBU, terror a romper con alguien.

Las siglas FOBU surgen de Fear of breaking up (miedo a dejar una relación). Es un patrón comportamental que se repite en personas de cualquier edad y condición social, aunque es cierto que la generación Y o Millennial es más vulnerable a este fenómeno.

Tinder, WhatsApp o Instagram son las nuevas plataformas que usualmente se usan para ligar. Existen miles de casos de parejas que, de hecho, nunca han llegado a verse cara a cara.

Esta falta de comunicación física es un arma de doble filo: por una parte suaviza los golpes; por otra, hace a la gente joven más vulnerable. Tardan más que sus padres y abuelos en enfrentarse a ciertos traumas vitales, que son necesarios para un desarrollo mental y emocional adecuado. De ahí, que estas edades sean más vulnerables al FOBU.


"

“El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatídico. Lo que cuenta es el valor para continuar”. -Winston Churchill-.


¿Por qué se produce el FOBU?

El FOBU se produce principalmente por una baja autoestima, el miedo a estar solos y en definitiva, a empezar de nuevo. Cuando una relación es tóxica y nos sentimos atrapados, cualquier intento de independencia supone un mundo, a pesar de estar sufriendo. Si llevamos mucho tiempo involucrados en ella, romper con todo significaría un cambio drástico.

La rutina a la que estamos acostumbrados nos mantiene en una agridulce zona de confort. Tener una estrecha relación con sus familiares y amigos y pensar en acabar con todo eso nos destroza. Qué pensarán de nosotros; con qué cara nos mirarán por la calle o pensar en no volver a tener contacto con aquellos con los que nos hemos encariñado son solo algunos de nuestros temores.

Cuando una relación termina, quien da el paso suele sentirse merecedor y culpable de todo el dolor que la ruptura causa. Odiamos hacer daño a los demás, nos sentimos unos verdugos y elegimos autocastigamos durante semanas. Sabemos, además, que nosotros también vamos a sufrir, y eso nos da más miedo todavía. Nuestra vida se convierte en una espiral de dudas y agobios, porque no sabemos cómo encarar el problema.

Otro de los grandes causantes de FOBU es no saber estar solos. Necesitar la aprobación y la presencia de otro en nuestra vida hace inviable que nos planteemos terminar con él. Preferimos ser infelices y vivir una existencia desdichada, antes que enfrentarnos a lo que ya sabemos: que ya no queremos estar con esa persona.

¿Cómo puedo superar mi FOBU?

La única forma de superar el FOBU es plantando cara a la situación. Ser valiente es muy difícil, pero a veces es la única forma de conseguir nuestra propia felicidad. De nada nos vale permanecer en un lugar donde es mayor el sufrimiento que el bienestar.

Si la relación ha sido sana y verdadera, pero la llama del amor se ha apagado, lo lógico es ser honesto con la otra persona. Recuerda que puede que ya no estés enamorado, pero un día sí que lo estuviste. Por ello, el otro merece el máximo respeto posible. Engañarle haciéndole creer que sigue existiendo amor entre vosotros es, además de cobarde, muy egoísta.

Ahora bien, si la relación ha sido tóxica y dependiente terminarla es una prioridad para tu salud mental. Merecer ser respetado, valorado y querido por personas que sientan lo mismo. Esclavizarte al sufrimiento y el dolor solo minará tu autoestima y te llevará a un callejón sin salida.

De una u otra forma, ten en cuenta que te asaltarán dudas y remordimientos. Tu vida va a cambiar, y seguramente eche de menos muchas cosas, sobre todo la sensación de sentirse acompañado, aún si has vivido una relación tóxica. Incluso, habrá días en los que te sientas solo y te asalte la idea de volver con tu ex, pero no es tu corazón el que habla, sino la falta de costumbre.

Habla con un especialista

Si el miedo a estar solo o a romper con tu pareja te empieza a afectar de forma anormal, consulta con un especialista. Puede que hayas desarrollado alguna patología causada por algún suceso traumático relacionado (anteriores rupturas) o que necesites mejorar tu autoestima.

Respetarse y valorarse a uno mismo es primordial en estos casos. Es necesario que te quieras lo suficiente como para saber terminar con algo que ya no te llena o no te hace bien. Lo que opinen los demás debe resultarte irrelevante.

Decide y actúa

No dejes pasar mucho tiempo si sabes que eres víctima del FOBU. Esta sensación te atrapará cada vez más y te impedirá tomar una decisión.

Ahora bien, cuando por fin hayas decidido dejar la relación ten en cuenta que es posible que el otro no reaccione bien. Ya sea porque le has roto el corazón o porque quiera retenerte a toda costa bajo su dominio. Lo más importante es que te protejas, sobre todo en este último caso.

Tras comunicar tu decisión, aléjate del otro por un tiempo. Aunque te parezca una postura poco sensible, es necesaria. Sé maduro y acepta las consecuencias de tus actos, pero ten siempre claro que no se acaba el mundo. Puede que esta decisión sea lo mejor que pueda pasarte.

José A. Robert

Prof. José A. Robert
Prof. José A. Robert
Coordinador General del
Instituto Martha Zerbini
Instituto MZ - AMSAFE La Capital 2012 - Todos los derechos reservados